sábado, 2 de abril de 2016

EN OTRA VIDA

En otra vida sé que fuiste mío.

Lo afirmo porque mi alma te reconoció 
desde la primera vez que escuche tu voz. 
Mi energía vibro sin motivo aparente, 
aunque mi ser sabe exactamente lo que
sucede, mi mente divaga en confusión, 
por este hecho tan impreciso pero 
elocuente que surgió entre los dos.

Sintiendo la emoción de un pasado 
que sé que existió, aunque en ningún 
libro se cuente y las estrellas solo 
entre ellas lo comenten, sé que mi alma 
no te olvida y por esa chispa que salta 
de emoción, soy consciente de que sucedió 
algo sorprendente en alguna ocasión.

En sueños me visitaste y nuestra historia
me contaste, esos encuentros tan nuestros 
que el universo se guardó, Presumiéndole 
a los astros lo hermoso y fugas de los besos 
que esa existencia nos dejó.

Mi alma y la tuya se conocen, de eso es 
testigo la luna, porque cuando llega su hora, 
con su brillo me susurra los secretos 
y ligerezas que te contaba, cuando en tus 
brazos me encontraba, segura y tranquila, 
con esas caricias que sé que volverán algún día.

Miedo tengo a que se repitan esos tiempos, 
porque sé que con el camino andado de ambos, 
será complicado dejarnos. Lastimar la hierba 
crecida, no es justo para nuestros prados. 
Pero si Dios sabe y conoce lo que fundó, 
dejara que nos demos la calidez de lo que en 
nuestro tiempo fue nuestra unión.

Pensar que en otra vida fuiste mío, 
es mi reflexión para justificar ese hecho que 
me quita el sueño y me hace saltar de emoción. 
Soltando lo que debemos y aferrándonos 
a lo que en verdad queremos, negando lo 
que creemos correcto, pero al mismo tiempo, 
siéndole fiel al corazón.


Sin ataduras, te prometo dejarte crecer, 
para que maduremos lo que tenemos 
y aunque aún no contemos las nubes juntos 
en este momento, mi alma siempre estará 
ligada  a la tuya por tiempos diversos, 
hasta que lo decida un adiós.



No hay comentarios:

ANGEL APASIBLE

UN ANGEL LLORA

little angel