domingo, 29 de julio de 2018

Exceso de erotismo y placer era lo que había entre ese encuentro de pieles cansadas y extaciadas.

Era esa necesidad de estar cerca, lo que hacia ese empuje cada vez mas violento.

Esa gota de sudor que rodaba entre sus pechos, hacía que tomara sus caderas y las asotara contra él.

Sus piernas enredadas entre si, era como si no quisieran que ni el aire los separara.

Las sabanas estaban impregnadas de esa necesidad por tenerse y ocupar por unas horas el mismo espacio.

Ella gemia... El flotaba... Ella hervia entre sus brazos... El cada vez más la deseaba.

Sus labios se tocaban y de vez en cuando se besaban.

Su lengua tocaba sus senos, mientras iban una vez más al reencuentro de sus ganas humedas y calidas.

"No pares"... Dijo entre jadeos ella, con sus labios rojos... Obediencia fue lo que obtuvo del amante nocturno.

Hasta que el cielo bajo a su cama, cuando ambos dejaron ir el alma.

Fue entonces cuando hubo una noche mas en silencio...  despues de tan extasiado y vibrante encuntro.


No hay comentarios:

ANGEL APASIBLE

UN ANGEL LLORA

little angel